@dscrito a la plataforma online de astronomía IAU

sábado, 19 de julio de 2014

El Telelescopio Reflector Newtoniano

Ningún invento ha cambiado tanto nuestra visión del universo como el telescopio. Los primeros telescopios simplemente eran dos lentes de cristal colocadas en ambos extremos de un tubo. El más antiguo que se conoce fue construido por el fabricacte de lentes holandés Hans Lipperhay, en 1608. Al poco tiempo, el científico italiano Galileo Galilei construyó un telescopio perfeccionado y con el que descubrió lunas alrededor de Júpiter y obtuvo pruebas de que la Tierra orbitaba en torno al Sol. Desde entonces, los telescopios cada vez han sido más potentes; el paso a telescopios reflectores, radiotelescopios y telescopios espaciales nos ha permitido profundizar aún más en el Universo y esclarecer sus orígenes.


Pese a no ser el inventor, Galileo, según muchas fuentes, el 25 de agosto de 1.609, utilizaba por primera vez en sus observaciones del cielo un telescopio. No está claro que realmente fuera el inventor del telescopio, pero al menos, la de Galileo, es la primera prueba documentada que existe sobre la invención de este instrumento, que desde entonces revolucionó la astronomía, permitiendo al hombre acercar de una manera asombrosa las maravillas del cosmos para su observación. Galileo popularizó el telescopio y sus obverbaciones cambiaron para siempre la manera de ver el Universo.
El artefacto en cuestión era un telescopio de refracción, con lente convexa en el objetivo y una lente ocular cóncava que le ofrecían alrededor de 8 aumentos con una calidad de imagen borrosa. Aún así, con él descubrió las fases de Venus, lo que le indicó que el planeta giraba alrededor del Sol, observó la Luna y los anillos de Saturno, descubrió cuatro lunas de Júpiter (Ío, Europa, Ganímedes y Calisto), las conocidas como lunas galileanas, nombre que se les otorgó en honor del astrónomo italiano nacido en Pisa en 1.564.
En 1668, Sir Isaac Newton construyó el primer telescopio reflector utilizando una combinación de espejos y lentes. Este telescopio utiliza un espejo curvo para enfocar la luz. La luz de objetos lejanos, como las estrellas, entran en el tubo del telescopio en rayos paralelos, que se reflejan en el espejo cóncavo hacia un espejo plano diagonal. El espejo diagonal refleja la luz a través de una abertura en un lado del tubo del telescopio a una lente del ocular. Los telescopios reflectores pueden ser mayores que los refractores porque el espejo curvo se puede apoyar en toda su superficie, mientras que una lente grande sólo se puede apoyar en sus extremos. Los espejos más grandes tienen ventajas porque pueden recoger más luz.
El tipo de telescopio astronómico refractor más sencillo tiene dos lentes. Ambas son convexas, es decir, más gruesas en el centro que en los extremos. La lente más cercana al objeto se llama objetivo. La luz de una fuente distante pasa por esta lente y llega a un foco como una imagen ‘real’ e invertida dentro del tubo del telescopio. La lente del ocular aumenta la imagen formada por el objetivo. En un telescopio astronómico, la imagen ‘virtual’ formada por el ocular queda invertida. Los oculares incluyen a menudo varias lentes, pero su acción es esencialmente la misma que la de las lentes convexas sencillas. En un telescopio para observación terrestre se inserta una tercera lente para invertir la imagen por segunda vez, de modo que se pueda ver un objeto distante de forma correcta.
Los equipos con que cuento en la actualidad son dos telescopios reflectores newtonianos, de 76mm, y el que hace honor al nombre de éste blog de 114mm, con ambos he tenido grandes observaciones y magnificas vistas de estrellas, cúmulos abiertos, globulares, nebulosas planetarias, planetas, cometas, galaxias,..y muchos objetos más. 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario