@dscrito a la plataforma online de astronomía IAU

jueves, 16 de octubre de 2014

El próximo domingo Marte se encontrará con el cometa Siding Spring

Las naves espaciales que rodean Marte se preparan para asistir a un verdadero espectáculo el próximo fin de semana, cuando el cometa Siding Spring pasará alrededor del planeta rojo a una distancia de 138.000 kilómetros. Es decir, a menos de la mitad de la longitud que hay entre la Tierra y la Luna y diez veces más cerca que cualquier cometa conocido en el área de nuestro planeta.
El encuentro, previsto el domingo 19 de octubre, será una excepcional oportunidad de conseguir una buena instantánea en vivo de un cometa alrededor de nuestro sistema solar.
La misión de los orbitadores que se encuentran en marte en estos momentos no consiste en tomar bonitas instantáneas para los medios de comunicación pero los equipos científicos detrás de estos proyectos no quieren desaprovechar esta oportunidad de recopilar datos sobre este excepcional fenómeno.
El cometa Siding Spring proviene de la llamada Nube de Oort y será el primer núcleo procedente de esa región del espacio que podremos ver directamente en nuestro sistema solar.

Todos los cometas con los que hemos tenido encuentros cercanos en un pasado son lo que se conocen como cometas periódicos, con un periodo orbital menor de 200 años. La diferencia es que Siding Springs ha tenido un periodo orbital de varios millones de años, y por eso se trata de un acontecimiento tan importante para los científicos.
Al ser su primera vez cerca del Sol, no está del todo claro cual será el destino del cometa.
Podría destruírse, dejando a todo mundo con la incógnita. También podría volverse más brillante o simplemente desvanecerse. Nunca se sabe con seguridad que puede pasar con los cometas.
Por el momento, la misión Rosetta de la ESA tampoco ayuda a saber mucho más sobre los cometas ya que vuela junto a 67P/Churyumov-Gerasimenko, un cometa periódico.
Rosetta se encuentra a unos 10 kilómetros de la superficie y tratará de aterrizar en el núcleo en noviembre. 67P es negro como el carbón, al igual que todos los cometas periódicos vistos hasta ahora, que han demostrado ser también muy oscuros.
Una de las incógnitas que quedan por despejar es si Siding Spring tendrá el mismo tono. Los científicos no están completamente seguros.
Una de las cosas que sí se sabe a ciencia cierta, es que Siding Spring es relativamente pequeño —las últimas estimaciones lo sitúan en 700 metros, frente a los 4 km del cometa 67P perseguido por Rosetta— y que se mueve de manera rápida, a una velocidad relativa a Marte cerca de 200.000 km/h.

¿Qué pueden hacer la aeronaves de Marte?

Todas las naves y robots que se encuentran actualmente en Marte participarán en el evento.
Los cinco orbitadores estudiarán el cometa simultáneamente: las sondas de la NASA Mars Odyssey, Mars Reconnaissance Orbiter y MAVEN, el Mars Express de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la última en llegar, la nave Mangalyaan enviada por la India.
Las dos naves que se encargarán de obtener imágenes del Siding Spring serán la Mars Express y la Mars Reconnaissance Orbiter. Su objetivo es conseguir una instantánea que muestre la forma del núcleo del cometa.
Además de estos satélites, los dos vehículos que ya se encuentran en la superficie del planeta, Curiosity y Opportunity también ayudarán a observar el fenómeno.
Las siete naves contemplarán el cometa Siding Spring desde tan solo 139.500 kilómetros, o lo que es lo mismo, un tercio de la distancia entre la Tierra y la Luna.
Aunque la máxima aproximación del cometa al planeta rojo se producirá de día, es posible que los robots Curiosity y Opportunity puedan detectar el Siding Spring después del atardecer, ya que la hora prevista para que pase cerca de Marte es a las 18:27 UTC (20:27 GTM).

¿Existen riesgos?

Cuando el cometa C/2013 A1, más conocido como Siding Spring, fue visto por primera vez el 3 de enero de 2013 por el astrónomo escocés-australiano Robert McNaught, se pensó que podía golpear Marte, probablemente cambiando la atmósfera del planeta rojo para siempre.
Después de varios estudios esta posibilidad fue descartada, aunque todavía hay dudas sobre si el choque de las partículas de la cola del cometa puede dañar alguno de los sofisticados circutios de las naves.
Los numerosos cálculos realizados han determinado que no hay riesgos. Aunque “Nunca se puede estar al 100% seguro, pero de acuerdo con los cálculos de trayectoria y demás estudios, hay una probabilidad de 1 entre 300.000 de que el cometa sea golpeado”, según recoge el blog Mars Express de la ESA. Copyright © 2014 euronews

.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario