@dscrito a la plataforma online de astronomía IAU

martes, 22 de septiembre de 2015

Eclipse total de super Luna !!!

Universidad de Carabobo
Laboratorio de Física de la Atmosfera y el Espacio Ultraterrestre
 FacultadExperimental de Ciencias y Tecnología. Dpto. de Física
Sociedad Astronómica Universidad de Carabobo

                                                 SOBRE EL ECLIPSE TOTAL DE LUNA
                                                  DEL 27 DE SEPTIEMBRE DEL 2015

La contemplación de los fenómenos celestes es una forma de acércanos a lo divino,
y la noche del domingo 27 de septiembre tendremos la oportunidad de recrearnos con el
espectáculo que nos brinda la Luna al transitar por el cono de sombra de la Tierra, me
refiero al Eclipse Total de Luna. Los Eclipses, o la ocultación momentánea y aparente de
un astro, son fenómenos naturales y periódicos. Si la sombra de la Tierra se interpone entre
la Luna y el Sol, decimos que ocurre un eclipse lunar, como el de esta noche. Si por el
contrario, es la sombra de la Luna la que se interpone entre la Tierra y el Sol, se dice que
ocurre un Eclipse de Sol.
Los eclipses pueden ocultar al Sol o a la Luna completamente, en cuyo caso se dice que
el eclipse es Total, en caso contrario el eclipse es parcial. Es evidente que los eclipses son
también fenómenos transitorios, duran solo un periodo corto de tiempo. En este caso durará
solo unas 5 horas, el tiempo que emplea la Luna en atravesar la sombra de la Tierra. Se
observara como el disco Lunar se va oscureciendo a medida que la sombra de la Tierra va
ocultado el disco Lunar.
Si se observa bien se apreciará que esa sombra es curva, lo que constituye el primer
indicio de la esfericidad de nuestro planeta, como bien intuyeron los antiguos filósofos
alejandrinos en el siglo tercero antes de cristo. De hecho, en el año 260 a.c., el astrónomo
Aristarco de Samos, calculó el tamaño de la Luna y su distancia a la Tierra, midiendo el
tamaño relativo de la sombra terrestre sobre el disco lunar durante un Eclipse total.
 El Eclipse Total de Luna se apreciará desde la mayor parte de superficie de la Tierra la
noche del 27-28 de Septiembre ( en el esquema los tiempos son mostrados en tiempo universal, recordar hacer la respectiva resta de 4 horas 30 minutos ) y se observará el fenómeno por completo solo en América.
Durante la fase del máximo, que durara unos 72 minutos, la Luna adquirirá un color oscuro
entre naranja-rojizo a pardo oscuro, debido principalmente al polvo y la polución
atmosférica en el lugar de observación. Si la Tierra no tuviera atmósfera, ningún rayo de
luz alcanzaría el disco lunar durante la fase de máximo del eclipse, y la Luna se confundiría
con el negro cielo. Pero los rayos del Sol se refractan o curvan al pasar por la atmósfera,
siendo esta curvatura máxima para la luz roja, que alcanza a la Luna Eclipsada y le confiere
ese tinte especial rojizo. De forma similar a los crepúsculos, cuando Sol se nos atoja rojonaranja.
La Luna puede tornarse de un color muy rojo, como ha ocurrido cuando previo al
eclipse hay polvo volcánico en la atmósfera, en cuyo caso la mitología popular le asigna a
tal acontecimiento el nombre de Luna de Fausto, y es sinónimo de agoreras profecías. Es
claro que la Ciencia moderna no avala estas interpretaciones, que se derivan más bien de la
incomprensión de los Fenómenos astronómicos. Como dato curioso, una Luna de Fausto
fue apreciable en nuestra localidad cuando murió el último de los de los Wellser, Felipe de
von Hutten, alrededor del año 1590, asesinado por el conquistador español Juan de
Carvajal. También el Apocalipsis de San Juan (6,12-13) hace referencia a la Luna “roja
como la Sangre” o de Fausto; como sinónimo profético.
Como quiera que un objeto iluminado produce dos tipos de sombras, una tenue llamada
penumbra y otra mas oscura llamada umbra, veremos un lento oscurecimiento de la Luna,
cuando ella entre a la penumbra a eso de las 8:30 pm., y una sombra negruzca ira
avanzando lentamente sobre el disco lunar, como si la luna fuera “mordida” por la umbra
entre las 8:37 pm. y las 9:41 pm. A partir de allí comienza la totalidad hasta el máximo del
eclipse. Lentamente se retirara la umbra del disco lunar, saliendo de ella a las 11:57 pm. del
domingo 27, y luego paulatinamente desaparecerá la penumbra hasta el fin del eclipse hacia
las 1 am. del lunes 28.

                                         Relieve lunar con mi telescopio newtoniano C114

Debemos recordar que, dependiendo del lugar desde el cual se observe el fenómeno,
habrán variaciones en los tiempos anteriormente citados, porque los eventos astronómicos
se rigen por la longitud geográfica, mientras que las horas citadas se refieren a la hora
Legal Venezolana, esto es para la longitud 67° 30’ Oeste, afortunadamente las variaciones
son solo de apenas minuto a lo sumo. En la ciudad de Valencia (longitud 68º 00 W) los
eventos ocurren dos minutos antes de los indicados por la Hora Legal Venezolana.
Los eclipses se repiten periódicamente debido a que son producto del movimiento
periódico de la Luna alrededor de la Tierra y de ésta alrededor del Sol. Ya los Caldeos y
Babilónicos conocían como predecir los eclipses, hace unos cinco mil años. El llamado
ciclo de Saros les permitía hacer estimaciones importantes para los eclipses hasta con 18
años de antelación. Si bien ocurren dos eclipses de Sol y cuatro de Luna anualmente, estos
no se observan desde el mismo lugar de la Tierra, por lo cual nos resultan más ocasionales.
Los eclipses de Luna necesariamente ocurren en fase de Luna Llena. Mas ocasional es que
la Luna se encuentre a no más de un 10 por ciento de su punto más cercano a la Tierra en
el recorrido de su órbita; en cuyo caso su tamaño aparente se nos antoja hasta un 14% más
grande y se dice que ocurre una “superluna”. Este es el caso que nos ocupa, y será el primer
eclipse total de “superluna” que ocurre en 30 años. Sólo se han producido seis eclipses de
“superluna” desde 1900, en 1910, 1928, 1946, 1964, 1982 y no volverá a verse hasta el
2033, aun cuando 21 de enero del 2019 ocurrirá otro eclipse total de luna visible en
Venezuela, pero no será de “superluna”. La observación a simple vista, con binoculares o
telescopios no entraña peligro alguno ni requiere de lentes especiales y filtros, como en el
caso de la observación Eclipses Solares.
Más allá de la significación y utilidad científica del fenómeno, la contemplación del
Eclipse Total de Luna vincula lo humano y lo divino, e incentiva la conciencia universal y
fraterna, tan necesaria en estos tiempos.
                                                                    Dr. Nelson Falcón; Ing. Alcides Ortega 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario